Las leyes básicas de la vida. Ley Treinta y tres.



Ley del Decreto.
Los espíritus guardianes son los intermediarios de la energía de nuestra plegaria ante la Deidad. 
Los que sólo tienen una comprensión desde el mundo físico, sólo creen en lo que pueden ver, oír o sentir y tienen un concepto limitado de la inmensidad del Universo, viven en la tercera dimensión.
Cuando reconoces que eres un ser espiritual, los impulsos materiales se vuelven menos importantes, somos más confiados y trabajamos en cooperación con los demás. Seguimos nuestra sabiduría interior y nos facilita la entrada en cuarta dimensión. Cuando llegas a la quinta, te conviertes en maestro y asumes la responsabilidad de crear nuestra propia realidad y somos los dueños de nuestro destino, participamos de la creación con la Divinidad. 
Eres un maestro cuando no culpas a nadie ni a nada de tus circunstancias y te comunicas con la jerarquía espiritual de luz. 

Un decreto ordena al Universo que obedezca tus órdenes. Cuando dictas un decreto, el Universo se pone en marcha para cumplir tu orden. Hay que hacerlo con humildad, sabiendo que estás al servicio del planeta, ordena con autoridad y claridad y en voz alta. Antes de comprometerte con un decreto, escucha a tu guía interior, y decide con cuidado cuál va a ser tu decreto,  
escríbelo y mira que sea positivo: “en nombre de Dios y de todo lo que es luz, por la gracia, yo decreto que…… que así sea”, repítelo 3 veces. Observa los resultados. 

Lo exterior es un reflejo del interior. Si pides paciencia, te vendrán lecciones que requieran paciencia y lo que decretes, vendrán lecciones para ponerte a prueba, no obstante, los decretos te ofrecen una ruta rápida para que adquieras la cualidad que estás intentando desarrollar en tu vida. 
Podemos decretar para que haya más luz en la Tierra y eso ayudaría a crear un mundo más feliz. Cuando dictas un decreto el poder del Universo lo apoya totalmente. Las afirmaciones y las plegarias se repiten y el decreto se realiza una sola vez.
Abrazo de viento a tu corazón.









 

No hay comentarios:

Publicar un comentario